Articulo:

Rehabil. integral 2008; 1 (1): 10-14

Fuerza de prensión de mano en niños y jóvenes

Resumen

Introducción: los parámetros de normalidad en evaluación de fuerza de mano, resultan cruciales en rehabilitación para objetivar condiciones clínicas y efectividad de tratamientos en pro del nivel funcional del individuo.
Objetivo: Establecer rangos de normalidad de fuerza de mano en niños y jóvenes de 7 a 17 años de edad cumplida.
Materiales y método: 753 sujetos de edades requeridas, seleccionados aleatoriamente de colegios de la Región Metropolitana, que cumplieron requisitos de inclusión. Se midió prensión: palmar cilíndrica (dinamómetro de Jamar), palmar esférica (vigorímetro de Martin) y pinza subtérmino-lateral (pinzómetro hidráulico de Jamar). Se obtuvo intervalos de confianza de 95% para los promedios de fuerza. 
Resultados: en promedio, las diferencias de fuerza de ambas manos en cada sexo, se atribuyeron al azar (p>0,05). El promedio de fuerza en hombres fue significativamente mayor (p<0,05). Para prensión cilíndrica, el crecimiento alcanzó 25 kg en mujeres; en varones, se mantuvo en 39 kg.
La prensión esférica, alcanzó 0,45 bar en mujeres y 0,65 bar en hombres. La fuerza de pinza, se estabilizó en 6,97 kg en mujeres y 9,58 kg en hombres. 
Conclusión:
Los rangos de normalidad obtenidos para fuerza de mano en cada sexo y edad de 7 a 17 años, constituirán patrones de referencia para el equipo de rehabilitación, cuando se necesite comparar fuerzas de prensión en pacientes con déficit funcional de mano y normales.

Introducción

La intervención del terapeuta ocupacional en niños portadores de discapacidad motora, está dirigida a la estimulación del desarrollo psicomotor y a favorecer destrezas y habilidades que permitan un desempeño funcional satisfactorio.

Por las características de la población que atendemos, muchas veces nos encontramos frente a niños con limitaciones a nivel de la funcionalidad de miembros superiores, que interfieren en el desarrollo satisfactorio de sus competencias.

Dentro de la intervención terapéutica, la evaluación juega un rol importante al momento de plantearse objetivos de tratamiento. La evaluación funcional es considerada la de mayor importancia, y se relaciona directamente con la calidad de la función y destreza. Dentro de estas, la fuerza muscular de agarre, determina la eficiencia en la manipulación de herramientas y objetos de uso diario, siendo primordial en la obtención de resultados exitosos que faciliten la satisfacción de necesidades y un adecuado desempeño en el medio. Si bien contamos con los instrumentos necesarios para la evaluación de fuerza prensora, al revisar en bibliografía no encontramos estudios que nos entreguen los rangos de fuerza muscular en el agarre manual de niños y jóvenes con desarrollo psicomotor normal que nos permita tener un patrón de referencia para comparar el grado de compromiso que presentan nuestros pacientes. Por lo anterior postulamos como objetivo, establecer valores de normalidad para fuerzas de prensión palmar cilíndrico, prensión palmar esférica y pinza sub-término lateral en niños y jóvenes de 7 a 17 años de edad cumplida.

Materiales y Metodos

La población evaluada correspondió a niños y niñas, de 7 a 17 años de edad, residentes en la Región Metropolitana el año 2007. Como marco muestral, se empleó el listado de establecimientos educacionales del Ministerio de Educación, incluyendo colegios municipalizados, subvencionados y particulares. Mediante muestreo aleatorio bietápico, se seleccionaron colegios por zona de la Región Metropolitana y luego estudiantes de las edades requeridas, con un nivel de confianza de 95% y un error de 2,12%. Se obtuvo un total 760 niños. Una vez seleccionados los colegios, se realizó contacto formal con padres y apoderados, debiendo firmar consentimiento informado y completar cuestionario de salud de los niños y jóvenes.

Se excluyeron niños de edades fuera de los rangos seleccionados, portadores de alguna patología que pudiera afectar la fuerza muscular de las extremidades superiores o que al momento de la evaluación padecieran algún tipo de molestia, dolor, limitación articular o estuvieran realizando algún deporte de uso continuo de extremidades superiores.

Se seleccionaron tres instrumentos de medición: para prensión palmar cilíndrica, se usó el dinamómetro hidráulico de Jamar (kilogramos); para la fuerza de prensión palmar esférica, se utilizó el Martin vigorímeter (bar) y para fuerza de pinza subtérmino lateral, el pinzómetro hidráulico de Jamar (kilogramos). Se evaluó mano derecha e izquierda, realizando tres mediciones en posición sedente. (Sugerida por Asociación Americana de Terapeutas de mano, 1981).

El análisis estadístico incluyó el cálculo de promedio y desviación estándar, determinación de normalidad mediante prueba de Kolmogorov-Smirnov e intervalos de confianza de 95% para la media de las fuerzas consideradas para cada sexo y edad. Todas las pruebas con p<0,05.

Resultados

De los 760 niños examinados, se eliminaron 7 (0,9%) por pertenecer a edades inferiores a 7 años o superiores a 17, totalizando 753; el 51,1% correspondió al sexo masculino.

Las diferencias de promedio no fueron significativas según mano dentro de cada sexo y el promedio de fuerza fue significativamente mayor en hombres que mujeres en cada variable (p<0,05).

Los intervalos de confianza de 95% para la fuerza palmar cilíndrica promedio, indicaron que en el sexo femenino, esta fuerza de prensión crece constantemente para estabilizarse alrededor de 25 kg. En varones ésta fuerza crece lentamente hasta los 12 años, luego aumenta su velocidad para mantenerse alrededor de 39,0 kg., en promedio. (Gráfico 1).

La fuerza de prensión esférica promedio, también se incrementa a medida que aumenta la edad, sin embargo, la tendencia en ambos sexos no es lineal; en varones entre los 7 y 11 años, el promedio se mantiene con leves variaciones; a partir de los 12 años, se produce un aumento en la velocidad, para estabilizarse alrededor de 0,48 bar. En mujeres existe mayor dispersión, aunque se visualizan dos grupos de comportamiento: entre 7 y 12 años y desde 13 hasta 17 años. (Gráfico 2).

 

Sin título

 

En fuerza de pinza, los promedios aumentan a medida que avanza la edad tanto en hombres como mujeres, aunque desde los 15 años, se observa descenso en la velocidad de crecimiento. Se distinguen tres grupos de edades en que la fuerza en pinza se comporta de manera similar: entre los 7 y 11 años, 12 y 14 años y entre los 15 y 17 años en varones. En el sexo femenino, se producen dos agrupaciones: entre los 7 y 11 años y entre los 12 y 17 años, también se registra mayor variabilidad a partir de los 12 años, mientras que en hombres, los grupos de edades son más homogéneos, excepto la edad 16 (Gráfico 3).

 

 

Sin título

Conclusión

Las diferencias específicas de las fuerzas de prensión entre varones y mujeres desde los 7 a los 12 años son pequeñas, ya que en estas edades, el aumento de la fuerza afecta principalmente a aquellos grupos musculares que participan directamente en actividades de la vida diaria y juegos de motricidad gruesa.

En los tres tipos de fuerzas evaluadas, a partir de los 14 años, se observan las mayores diferencias a favor de los varones. Esto estaría determinado principalmente por las diferencias de origen estructural y bioquímico originado por los cambios hormonales, además de los factores culturales que llevan al varón a un trabajo más dirigido al desarrollo de la fuerza muscular.

Los intervalos de confianza de 95% para las fuerzas de agarre de esférico, cilíndrico y de pinzas para niños y jóvenes de ambos sexos de 7 a 17 años cumplidos constituirán patrones de referencia para el equipo de rehabilitación, cuando surja la necesidad de comparar fuerzas de prensión de los tipos analizados en pacientes portadores de patologías que comprometan función manual con las de los niños y jóvenes normalmente desarrollados.

Referencias

1. Arinci N, Ceceli E, Bakici P, Rana H, Rezan Z. Grip strength: Effect of hand dominance. Singapore Med J. 2000. 43: 234-237. 

2. Barrionuevo JM, Rosique D, Hernández Ros E, Martínez González-Moro I. Fuerza máxima y resistencia muscular de agarre manual en regatistas de vela ligera de la clase Tornado. Apunts Medicine de L’Esport. 2007. 42 (156).

3. Crepeau E, Cohn E, Schell B. Terapia Ocupacional. Willard &Spackman. Editorial médica panamericana. 10ª edición. España. 2005

4. Gómez L. Silvia; Navarrete C. Erna; Sepúlveda C., Isabel; Lobos A., Erick., Datos normativos de la fuerza de agarre en sujetos en edad laboral en el área metropolitana. Revista chilena de rehabilitación de la mano. 1994.(38): 12-20.

5. Kapandji I.A. Cuadernos de Fisiología Articular. Miembro Superior. Toray-Masson, 4ª Edición. España.1982.

6. Käthe J., Romero C. Evaluación de la fuerza de puño en sujetos adultos sanos mayores de 20 años de la Región Metropolitana. Tesis (Licenciado en Kinesiología). Santiago, Chile. Universidad de Chile, Facultad de Medicina, 2005.52p.

7. Mathiowetz W., Kashman N., Vollant G., Weber K., Dowe M., Roger S. Grip and pinch normativa data for adult. Arch Phis Med Rehab.1985. 66: 69-74. 

8. Moreira D, Aiza R, de Gogoy JR, do Nascimento A. Abordagem sobre prensao palmar utilizando o dinamómetro JAMAR: uma revisao de literatura: Aproach about palmar prehension using dynomemter JAMAR a literature revisión. R. Bras.Ci.e Mov. Brasilia. 2003. 11(2): 95-99.

9. Petersen P., Petrick P., Connor H., Conklin D. Grip strength and hand dominance: challenging the 10% rule. AJOT.1989. 43(7) :444 – 447.

10. Tejera Ariel. Entrenamiento de la fuerza en la niñez. Opinión de distintos autores. [en línea] http://www.ilustrados.com/publicaciones/EpZVuEAkFFWOUBKJjv.php>[Consulta: octubre 2007]